Diálogo empresarial: bavaria, 5 años - Jimeno Acevedo Asociados
15403
post-template-default,single,single-post,postid-15403,single-format-standard,bridge-core-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-18.0,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive,elementor-default

Diálogo empresarial: bavaria, 5 años

Diálogo empresarial: bavaria, 5 años

El 27 de mayo del 2015, Bavaria y los dos sindicatos presentes en ese grupo empresarial, Sinaltrainbec y Utibac, firmaron un acuerdo en el que se comprometían a tres cosas: (1) hablar con frecuencia y en todos los niveles, (2) respetar los derechos de asociación empresarial y sindical y (3) reconocerse como interlocutores legítimos.

La declaración que ambas partes firmaron se logró después de cinco años de protestas, procesos disciplinarios, demandas laborales, querellas ante el Ministerio de Trabajo, demandas penales y quejas ante el Comité de Libertades Sindicales de la OIT.

Durante el periodo que se potó por la vía judicial y el desconocimiento de las partes, las relaciones laborales entraron en un periodo de silencio y frialdad: una suerte de guerra sin cuartel que costaba demasiado tiempo y dinero y parecía no tener fin. Mientras tanto, los sindicatos ganaban afiliados y la empresa sentía su reputación atacada.

El acuerdo se tejió con filigrana, las partes confiaron en la mediación del Cetcoit, Jimeno & Acevedo y la Escuela Nacional Sindical. Les propusimos caminos, escenarios, agenda y acuerdos básicos. Entre estos una declaración pública, y para los trabajadores y empleados, un proceso de formación en diálogo social que se desarrolló en todas las plantas del grupo Bavaria.

Cinco años después Bavaria y los sindicatos no dejan de tener puntos de vista distintos. Los propietarios cambiaron, pero todavía hoy mantienen diálogo fluido y frecuente, las relaciones las manejan las partes, no están en las manos de jueces, fiscales o inspectores del trabajo, y públicamente la empresa es reconocida por sus buenas prácticas.

Hoy la mayoría de las empresas se encuentran en peligro. El país vive una veloz caída del empleo y un empobrecimiento generalizado. Reconstruir el tejido empresarial, volver a niveles de negocio previos a la crisis y volver a crecer en un nuevo contexto político y social agravado debería llevarnos a pensar en medidas no tradicionales pero legítimas de diálogo que nos permitan levantar de nuevo nuestras organizaciones.

Sin Comentarios

Publicar un Comentario